martes, 16 de marzo de 2010

Tomando las decisiones correctas



Filipenses 4:6 (La Biblia de las Américas)

6Por nada estéis afanosos; antes bien, en todo, mediante oración y súplica con acción de gracias, sean dadas a conocer vuestras peticiones delante de Dios.

- - - o o o - - -

Tomando las decisiones correctas

La vida es una serie de decisiones . Es difícil tomar decisiones sabias cuando se sufre, estas enojado (a), confundido (a), implacable, o amargado (a). Pero si puedes.  ¿Cómo usted responde a las decepciones pueden destruir su vida o te pueden fortalecer espiritualmente. ¿Muchas personas dejan a Dios durante sus tragedias y desengaños. Tal vez por que ellos no creen en Él no entienden sus caminos. En lugar de recurrir a él en sus necesidades, buscan una solución humana.

Tal vez se preguntan: ¿Por qué Dios haría una cosa así? Él esta realmente en control? No hay nada malo con estas preguntas, pero si su respuesta es que Dios te a dado la espalda y se marchó, entonces estás  en la dirección equivocada. Este tipo de pensamiento sólo conduce a la ira y la culpa. En algunos casos, la gente está buscando una manera de culpar a Dios o alguien más para su desgracia. Pero esto nunca trae  sanidad.

¿Cuáles son las opciones que usted debe tomar en medio de una tragedia? Usted puede elegir a creer que Dios es soberano sobre todas las cosas. Job fue seleccionado para convertirse en un ejemplo de la justicia, a través del cual el Señor quiere mostrar su fidelidad (Job 1:6-22). Ha caso, El Senor no quiere hacer esto en tu vida también? Elija en creer que Dios está en control, El te confortara y te mantendrá seguro (a) (Job 42:2). Confia en él en tus sufirmientos, aunque no puedas entender (Isaías 55:8-9), y crea que Él hara algo mejor de la herida en su corazón.

Dios puede producir el bien incluso en las peores circunstancias. En lugar de enfocarte en lo que has perdido, enfocate en las bendiciones por las que estás agradecido (a). No te pierdas en dolor y en tristeza. En su lugar, comienza hacer algo para que te puedas mejorar y también pueder ayudar a otros. Medita en las Escrituras, en lugar de alimentar la  "lastima" que los demás tienen por usted. La mejor persona a la que debes dirigirte en medio de una tragedia no es de tu vecino  o incluso un amigo (a) más cercano (a) -, pero sólo el Señor.

Dios no desconoce nuestro dolor, el quiere que nos volvamos a Él para ser sanados (Romanos 8:31, 35, 38). Cuando confiamos en el Señor y caminamos en el centro de su voluntad, seremos bendecidos (Job 42:10, 17). Si usted toma las decisiones correctas en medio de situaciones dolorosas, vuestro Padre celestial estará con usted durante todo el camino.

(Por el Pr. Charles  Stanley)