jueves, 11 de marzo de 2010

Tomando La Palabra de Jesus

Juan 4:46-54 (Nueva Versión Internacional)

46 Y volvió otra vez Jesús a Caná de Galilea, donde había convertido el agua en vino. Había allí un funcionario real, cuyo hijo estaba enfermo en Capernaúm.47 Cuando este hombre se enteró de que Jesús había llegado de Judea a Galilea, fue a su encuentro y le suplicó que bajara a sanar a su hijo, pues estaba a punto de morir.

48 —Ustedes nunca van a creer si no ven señales y prodigios —le dijo Jesús.

49 —Señor —rogó el funcionario—, baja antes de que se muera mi hijo.

50 —Vuelve a casa, que tu hijo vive —le dijo Jesús—.

El hombre creyó lo que Jesús le dijo, y se fue.51 Cuando se dirigía a su casa, sus siervos salieron a su encuentro y le dieron la noticia de que su hijo estaba vivo.52 Cuando les preguntó a qué hora había comenzado su hijo a sentirse mejor, le contestaron:

—Ayer a la una de la tarde[a] se le quitó la fiebre.

53 Entonces el padre se dio cuenta de que precisamente a esa hora Jesús le había dicho: «Tu hijo vive.» Así que creyó él con toda su familia.

54 Ésta fue la segunda señal que hizo Jesús después de que volvió de Judea a Galilea.

- - - o o o - - -

Tomando La Palabra de Jesus

El hombre tomó la palabra de Jesús y se marchó. El homber no estaba acostumbrado a tomar la palabra de la gente. Usualmente el hubiera necesitado más pruebas. Pero este era su momento de mayor necesidad. Su hijo estaba gravemente enfermo y los médicos no podían ayudarlo. Su último recurso fue acudir a Jesús y pedir su ayuda.

"Señor", el suplico, "por favor ven ahora ante mi niño que muere".

La manera en que Jesús dijo: "Tu hijo vive" cambió la vida de este hombre en ese momento. Había tanta convicción en la voz de Jesús, autoridad y confianza de que el hombre inmediatamente le creyó y siguió su camino.

El no necesitaba ver para creer, porque el Hijo de Dios ha hablado. No necesitaba las opiniones de los demás, porque el autor de la creación habia hablado. La simple palabra de Dios calmó su corazón en la situación más dificil que había enfrentado en su vida.

Esto es lo que sucede cuando se encuentra con la Palabra de Dios. Toca tu alma e inspira su fe. Reemplaza a todas las otras opiniones y hace desaparecer todas las dudas. Confronta los temores de su corazón y te pone de vuelta en el camino de la aventura de su vida.

¿En qué áreas de tu vida necesitas escuchar la palabra sencilla y clara de Dios? ¿En qué situaciones de su vida necesita visión de Dios? Pídale a Dios sabiduría en estas áreas, y luego lea la Biblia, esperando oír de Él, y Él te responderá.

Oremos:
"Dios, necesito escucharte. Dame la fe para creer lo que me dices que debo de hacer, asi como el hombre cuyo hijo estaba gravemente enfermo y creyo. Creo que Jesús es mi Salvador y confieso que el es Señor de mi vida. Yo no puedo hacer esto por mi cuenta, por lo que pido tu ayuda mi Señor Dios. "