miércoles, 24 de marzo de 2010

Oraciones Perdidas. . .

Salmos 86:1-13 (Nueva Versión Internacional)

1 Atiéndeme, Señor; respóndeme,
      pues pobre soy y estoy necesitado.
2 Presérvame la vida, pues te soy fiel.
      Tú eres mi Dios, y en ti confío;
      ¡salva a tu siervo!
3 Compadécete, Señor, de mí,
      porque a ti clamo todo el día.
4 Reconforta el espíritu de tu siervo,
      porque a ti, Señor, elevo mi alma.

   5 Tú, Señor, eres bueno y perdonador;
      grande es tu amor por todos los que te invocan.
6 Presta oído, Señor, a mi oración;
      atiende a la voz de mi clamor.
7 En el día de mi angustia te invoco,
      porque tú me respondes.
   8 No hay, Señor, entre los dioses otro como tú,
      ni hay obras semejantes a las tuyas.
9 Todas las naciones que has creado
      vendrán, Señor, y ante ti se postrarán
      y glorificarán tu nombre.
10 Porque tú eres grande y haces maravillas;
      ¡sólo tú eres Dios!
   11 Instrúyeme, Señor, en tu camino
      para conducirme con fidelidad.
   Dame integridad de corazón
      para temer tu nombre.
12 Señor mi Dios, con todo el corazón te alabaré,
      y por siempre glorificaré tu nombre.
13 Porque grande es tu amor por mí:
      me has librado de caer en el sepulcro.
= = = 0 0 0 = = =
Oraciones Perdidas

El titular dice: "Las oraciones sin respuesta: Cartas a Dios que se encuentran en lo profundo del océano."

Las cartas, un total de 300 son enviadas al ministro de Nueva Jersey, han sido lanzadas en el oceano , la mayoría de ellas selladas. El ministro habia muerto hace mucho tiempo. Como estas cartas aparecieron flotando sobre las olas de la costa de Nueva Jersey, es  un misterio.

Las cartas iban dirigidas al ministro, porque él había prometido orar por cada una de estas peticiones. Algunas de las cartas pedian cosas frívolas, otras fueron escritos por los cónyuges angustiados, otros por niños o por viudas. Ellos vertieron sus corazones a Dios, pidiendo ayuda en las situaciones familiares y cónyuges que estanban siendo infieles. Uno de ellos le pedia a Dios por un esposo y por un padre que amara a su hijo. El periodista llegó a la conclusión que estas eran "oraciones sin respuesta."


No es así! Si  estas cartas clamaban a Dios, Él escuchó cada uno de ellas. Ninguna oración sincera se perderá a sus oídos. "Ante ti, Señor, están todos mis deseos;  no te son un secreto mis anhelos. " (Salmo 38:9), David escribió este verso en medio de una crisis personal profunda. David comprendió que podiamos poner todas nuestras preocupaciones en el Señor, aunque nadie más ore por nosotros. Confiado, El confiadamente concluyo: "En el día de mi angustia te invoco, porque tú me respondes" (Salmo 86:7).
________________________________________________________________
Dios te a dado una promesa
Que Dios oye y contesta tus oraciones;
Él presta atencion a tus oraciones
Si usted lo pone sobre el su cuidado.
________________________________________________________________
Jesús, escucha nuestro gemido,

por mas pequeño que sea.