jueves, 7 de octubre de 2010

Superando la ansiedad: Todavía hay esperanza!


Isaías 41:10-14 (Nueva Versión Internacional)

10 Así que no temas, porque yo estoy contigo;
      no te angusties, porque yo soy tu Dios.
   Te fortaleceré y te ayudaré;
      te sostendré con mi diestra victoriosa. 

   11 »Todos los que se enardecen contra ti
      sin duda serán avergonzados y humillados;
   los que se te oponen serán como nada,
      como si no existieran. 

12 Aunque busques a tus enemigos,
      no los encontrarás.
   Los que te hacen la guerra serán como nada,
      como si no existieran. 

13 Porque yo soy el Señor, tu Dios,
      que sostiene tu mano *derecha;
   yo soy quien te dice:
      "No temas, yo te ayudaré." 

14 No temas, gusano Jacob, pequeño Israel
      —afirma el Señor—,
   porque yo mismo te ayudaré;
      ¡el Santo de Israel es tu redentor!

=  =  =  0  0  0  =  =  =

El miedo es una emoción poderosa. Aparece sin previo aviso, tiende a dominar nuestros pensamientos, y no desaperece rápido. Pero, como cristianos, tenemos una herramienta mucho más poderosa que supera la ansiedad que nos consume: la Palabra de Dios.
Cuando la ansiedad nos ataca, hay verdades esenciales que nos ayudan a estar de pie. En primer lugar, recuerda que Dios es soberano sobre todas las circunstancias y las personas, "
Tuyos son, Señor, la grandeza y el poder, la gloria, la *victoria y la majestad. Tuyo es todo cuanto hay en el cielo y en la tierra. Tuyo también es el reino, y tú estás por encima de todo. " (1 Crónicas 29:11). Cuando Dios decide a actuar, ningún líder, ejército o nación puede levantarse contra Él, no podemos entender por qué suceden ciertas cosas, pero podemos saber con certeza que el Señor todavía está en control.

Tambien, tenga en cuenta la promesa que el Senor hizo,  todas las cosas obran para bien para aquellos que aman a Dios, "
Ahora bien, sabemos que Dios dispone todas las cosas para el bien de quienes lo aman, los que han sido llamados de acuerdo con su propósito." (Romanos 8:28). Asi como el Padre dirigio los acontecimientos de la vida de Jesús, la muerte y resurrección, a fin de lograr nuestra salvación, Él también hace que las circunstancias alrededor de nosotros contribuyan a nuestro bien y para su gloria. Los discípulos no entendían lo que Jesús les estaba diciendo sobre el futuro, ni tampoco podian entender cómo su muerte fuera beneficiosa. Pero al final, sabían que Dios había cumplido su plan de redención a través de la crucifixión y la resurrección.

Podemos estar en medio de tiempos difíciles y preguntarse "¿dónde está el bien en esto?". No pierdas la esperanza. Dios es soberano y fiel a cada una de sus promesas,
"Todas las promesas que ha hecho Dios son «sí» en Cristo. Así que por medio de Cristo respondemos «amén» para la gloria de Dios." (2 Cor. 1:20). "El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras jamás pasarán." (Lucas 21:33). "Cuando siento miedo, pongo en ti mi confianza. Confío en Dios y alabo su palabra; confío en Dios y no siento miedo. ¿Qué puede hacerme un simple *mortal? " (Salmo 56:3-4).
Los versos que proclaman la soberanía de Dios nos pueden ayudar a superar el miedo "
Se acordarán del Señor y se volverán a él todos los confines de la tierra; ante él se postrarán todas las familias de las naciones, porque del Señor es el reino; él gobierna sobre las naciones. " (Salmo 22:27-28). El estudio de las vidas de los santos como Abraham, José, y el apóstol Pablo nos recuerdan que Dios es poderoso y que El puede utilizar las dificultades y obtener la victoria. Así que cuando creemos en Su Palabra, nuestra ansiedad será sustituido por su paz divina "Mas el fruto del Espíritu es amor, alegría, paz, paciencia, amabilidad, bondad, fidelidad, humildad y dominio propio. No hay ley que condene estas cosas." (Gálatas 5:22-23). "Porque Dios ha dicho: «Nunca te dejaré; jamás te abandonaré.» Así que podemos decir con toda confianza: «El Señor es quien me ayuda; no temeré. ¿Qué me puede hacer un simple mortal?» "(Hebreos 13:5-6)
Si usted no conoce a Jesucristo como su único Salvador, le aconsejamos que lea mas acerca de Él en la Biblia y aquí en este blog. Trate de conocerle y recibirlo en su corazón y confesar a Jesucristo públicamente como su Señor y Salvador. Cristo te ama sin importar la situación en que estes, no importa lo que has hecho: Él te ama y quiere salvarte, dándote una vida eterna.


(Por Dr. Charles F. Stanley)