viernes, 29 de octubre de 2010

No te Rindas!


 

Gálatas 6:9 

(Castilian)

 "No nos cansemos, pues, de hacer el bien; porque si lo hacemos sin desmayar, a su tiempo cosecharemos  ricas bendiciones."

No te Rindas!

"Yo he sido cristiana por veintitrés anos" Cheryl dijo. " Simplemente siento que no voy para ningún lado. Sigo siendo tan débil como cuando acepte a Cristo como mi salvador por primera vez.Todavía fracaso. Todavía no se si vale la pena" - Lagrimas corrían por su rostro mientras continuaba hablando de sus fracasos.. "Por ahora debiera saber lo que debo de hacer, pero no lo hago. Algunas veces deliberadamente hago cosas mezquinas y crueles. Que clase de Cristiana soy yo?"

"Probablemente una Cristiana en crecimiento," Yo dije.

Una mirada de asombro se ve en el rostro de Cheryl. "Crecimiento?  Escuchas eso ?

"Si, lo escuche. Pero si no estuvieras creciendo, no te estuvieras lamentando de tus fracasos. En vez estuvieras satisfecho con su nivel de espiritualidad o te dirías a ti mismo que bien estas". Yo dije.

Fui a decirle a Cheryl que ella estaba en lo cierto--que ella había fracasado. Todos nosotros fracasamos en ocasiones. Nadie es perfecto. Si no tenemos cuidado, le permitimos al diablo que nos señale lo que no hemos logrado y en donde hemos sido débiles. Cuando eso sucede, es fácil sentirse mal o darnos por vencidos.

Esa no es la forma del Espíritu. No importa que estropeada este nuestras vidas, Dios no se da por vencidos con nosotros. El Espíritu constantemente nos empuja.

No podemos permitir que nuestros pensamientos den énfasis en lo que no hemos hecho, o porque debemos ser mas espirituales, o cuanto espiritual debemos de ser después de tantos años en la fe Cristiana. Esto es un truco del enemigo-- hacernos pensar de nuestras defectos e impulsos. Si nos enfocamos en lo que no alcanzo o no hemos alcanzado, le permitimos al diablo tomar ventaja de la batalla en nuestras mentes.

El hecho es mi amiga con sus problemas y toda desconcertada tenia buenas señales, aunque ella no lo veía así. Con la ayuda del Espíritu Santo podemos derribar al diablo. Ella puede recuperar el territorio que Satanás le robo.

Cheryl pensaba que santidad, y una vida victoriosa venia de una gran victoria detrás de otra. Si hay veces que tenemos grandes avances, sin embargo muchas de nuestras victorias vienen lentamente. Viene poco a poco. Es como si se movieran una pulgada a la vez. Porque nosotros crecemos lentamente  en nuestro crecimiento espiritual, a menudo  no nos damos cuenta hasta que punto hemos avanzado. Si el diablo nos hace pensar que tenemos que tener una decisiva victoria espiritual detrás de otra o que somos derrotados, el a ganado una gran fortaleza.

Mi consejo para Cheryl, y a todos los Cristianos que enfrenta estos momentos oscuros, es que escuchen las palabras del apóstol Pablo. El nos exhorta que no nos preocupemos o como en otra traducción dice, "no perdamos los ánimos". El nos dice. "No te rinda! Sigue luchando!"

La vida es una lucha, y el diablo esta determinado a destruirnos y derrotarnos. Nosotros nunca alcanzamos el lugar donde nunca tenemos que batallar. Jesús no solo esta con nosotros, pero esta por nosotros. El esta de nuestro lado para fortalecernos y nos impulsa a salir adelante.

Mi amiga continuaba recordando los momento de fracaso, pero yo le recordaba los momentos que ella estuvo éxito. Te has levantado y has progresado."

"No te rinda. No te des por vencido". Este es el mensaje que tenemos que escuchar. Pienso en las palabras de Isaías: "«No temas, que yo te he redimido;  te he llamado por tu *nombre; tú eres mío. Cuando cruces las aguas, yo estaré contigo;  cuando cruces los ríos, no te cubrirán sus aguas; cuando camines por el fuego, no te quemarás ni te abrasarán las llamas. " (Isaías 43:1b-2)

Esa es la promesa de Dios. El no nos promete que nos saca fuera de nuestros problemas o dificultades, pero El si no promete estar con nosotros a medida que avanzamos. "No temas," El nos dice. Este es el mensaje que tenemos que reflexionar. No tenemos porque temer; Dios esta con nosotros. Y cuando Dios esta con nosotros, de que temeremos?

Oremos:

"Dios todopoderoso, a pesar de mis fracasos, Tu estas conmigo confortandome a que no me de por vencido. Tu nunca me tratas como me merezco, porque tu amor, misericordia y perdón son nuevos para mi cada mañana. Por favor ayudame a recordar que tu me ayudas. Que Yo puedo ganar la batalla. Entonces Señor, ayudame a vencer mi incredulidad y a confiar en ti totalmente de ahora en adelante. En el nombre precioso de Jesús, te pido, Amen!"


Por Joyce Meyer