miércoles, 7 de abril de 2010

Cómo Hacerse Rico



Lucas 12:13-21 (Nueva Versión Internacional)

 13 Uno de entre la multitud le pidió:
   —Maestro, dile a mi hermano que comparta la herencia conmigo.
14 —Hombre —replicó Jesús—, ¿quién me nombró a mí juez o árbitro entre ustedes?
15 »¡Tengan cuidado! —advirtió a la gente—. Absténganse de toda avaricia; 
la vida de una persona no depende de la abundancia de sus bienes.
16 Entonces les contó esta parábola:
   —El terreno de un hombre rico le produjo una buena cosecha. 
17 Así que se puso a pensar: "¿Qué voy a hacer? No tengo dónde almacenar mi cosecha."  
18 Por fin dijo: "Ya sé lo que voy a hacer: derribaré mis graneros y construiré otros más grandes, donde pueda almacenar todo mi grano y mis bienes. 
19 Y diré: Alma mía, ya tienes bastantes cosas buenas guardadas para muchos años. 
Descansa, come, bebe y goza de la vida."  
20 Pero Dios le dijo: "¡Necio! Esta misma noche te van a reclamar la *vida. 
¿Y quién se quedará con lo que has acumulado?"
21 »Así le sucede al que acumula riquezas para sí mismo, en vez de ser rico delante de Dios.


= = = 0 0 0 = = =


Cómo Hacerse Rico

Me parece interesante que Jesús enseñó más sobre el dinero que cualquier otra cosa. Y él no estaba tratando de cobrar su mayor recaudación de fondos. Por lo que sabemos, nunca le pidió incluso una ofrenda. La razón por la cual Él enseñó mucho acerca de este tema es porque nada obstruye las arterias espirituales más rápido que el dinero -  trabajar duro para tener mucho dinero, o el dese de tener dinero.

Piense en el hombre que descaradamente le preguntó a Jesús: "Maestro, dile a mi hermano que reparta conmigo la herencia" (Lucas 12:13). ¡Increíble! El tuvo la oportunidad de "profundizar" con Jesús , en lugar él quería tener sus bolsillos lleno de dinero.

Jesús respondió con una notable y lo contrario a la intuicion: "¡Tenga en guardia contra toda avaricia, la vida del hombre no consiste en la abundancia de sus bienes" (Lucas 12:15). Entonces empezó a contar la parábola del hombre rico que tuvo un en gran exito en el medio secular - teniendo muchos cultivos para construir graneros más grandes - pero antes los ojos de Dios, él era realmente un "tonto." No porque era rico materialmente, sino porque no era rico para con Dios.

Siempre oimos consejos sobre cómo hacernos rico. Pero sólo Jesús nos lo podrá decir de una forma directa y correcta. No es por dinero. Pero se trata de la riqueza de nuestra relación con Él y la alegría de la transformación de la codicia en generosidad.
__________________________________________________________________


Las riquezas de este mundo son vanos,
Desaparecen en un día;
Pero los tesoros dulce del amor de Dios,
Ellos nunca desaparecen.

__________________________________________________________________


 Aprender a ser rico con Dios
produce dividendos eternos.